Crítica de la  1ra. Exposición de Osiris Gómez
Por: Marianne de Tolentino

Osiris Gómez es un joven sincero, preocupado y trabajador. Son virtudes muy favorables para una carrera de artista. Estaremos atentos a su trayectoria profesional en la pintura. Marianne de Tolentino Santo Domingo, 4 de marzo de 1993.

Juicios Críticos

Uno verdaderamente, no acierta a saber si Osiris es un místico moderno que llena de espectros la realidad, la sub-vierte, la deforma y la vuelve a formar desde una laboriosa experiencia, o, si por el contrario, es un esotérico, un alqui-mista, un Dalí renovado, supraconsciente y del deliriun más embaucador, para convencernos de que el puede pintar otros mundos, otras visiones, que solo Bretón o Aragón podrian comprender.

Cándido Gerón

Los rasgos de Osiris Gómez tienen un extraño magnetismo. Cuando te montas en un trazo, dificil es que puedas aban-donarlo. Te amarra y te obliga al placer de transitar un hermoso y complejo labe-rinto cromático subyugante. No es la dia-ria voz de la talentosa caricatura. Esta es más alta y definida. Choca su apasible personalidad con lo complejo y agresivo de su arte. A veces me da la impresión de estar frente a un retrato de la misma vida.

Freddy Beras-Goico

 

” Osiris es un naciente Dalí en la República Dominicana”.

Juan Bosch